¿Hay vida más allá de anunciarse en Facebook y Google?

No son pocos los empresarios que se preguntan si hay vida más allá de anunciarse en Google o Facebook. Existen preguntas frecuentes como: ¿Es obligatorio aparecer en el top de las búsquedas? ¿Necesitamos estar en todas las redes sociales? Quizá la respuesta estas preguntas se no. Cada estrategia de marketing tiene sus ventajas e inconvenientes, cada negocio es único y no hay una receta universal: probemos

Los usuarios gugleamos cada vez más

Según datos no oficiales, al día se realizan unos 3.500 millones de búsquedas en Google. Somos unos 7.500 millones de personas en el mundo y muchos de ellos no tienen acceso a internet. Eso significa que cada persona del mundo realiza al menos una búsqueda cada dos días, o más, estar en Google es relevante.

Aunque muchos usuarios nos hemos pasado a aplicaciones para búsquedas concretas de bienes o servicios, las búsquedas en Google siguen siendo una vía para resolver dudas y localizar a profesionales.
Un modo interesante de darse cuenta de su importancia es preguntarse: cuando tenemos un problema cuya solución necesita de un profesional, ¿buscamos en Páginas Amarillas, portales especializados, preguntamos a nuestro entorno, o hacemos una búsqueda en Google? Esta última suele ser la más frecuente.
Dicho esto, puede haber sectores en los que las búsquedas no sean tan habituales. Con herramientas como Google Trends podemos determinar qué términos de búsqueda son más frecuentes en nuestro negocio. También si merece la pena invertir en posicionar en Google.

¿Está nuestro mercado objetivo en Facebook?

Mucha gente busca en Google, y probablemente haya un cierto solapamiento con los usuarios de Facebook. Con respecto a la compañía de Marc Zuckerberg, podemos preguntarnos: ¿está nuestro mercado objetivo en Facebook? Probablemente sí debido a todas las posibilidades de segmentación que tenemos en esta red social.
Aunque nuestro mercado objetivo sea muy reducido, es casi seguro que habrá personas que coincidan con esta estandarización. La pregunta clave es si merecerá la pena invertir en una campaña en este medio. Podemos volver a preguntarnos, en este caso, si solemos hacer clic en los banners de Facebook.
Otra forma interesante es realizar una prueba piloto al estilo de la carga de prueba en ingeniería. Se destina parte del presupuesto a marketing en publicidad y se hace un experimento. Por ejemplo, lanzar un anuncio a cinco segmentos diferentes (cinco tramos de edad) y ver qué ocurre.
Es probable que varios de los segmentos no resulten rentables, que uno lo sea y que dos estén en el limbo. O alguna situación similar. Ahora es cuestión de ir ajustando, una técnica para la que hay una profesión específica, o descartar esta red social como medio de venta.

No olvidemos los canales propios

Cuando pensamos en publicidad tendemos a pensar en comprar un espacio donde anunciarnos. Este concepto viene de los primeros carteles en espacios públicos y los anuncios de los periódicos. Sin embargo, hay opciones más allá de esto, como el uso de canales propios.
Una newsletter es un ejemplo actual. Se solicita a los clientes su email de forma voluntaria para enviarles información futura. De este modo, el contacto entre empresa y cliente es directo y no requiere del pago por un espacio. Las llamadas telefónicas estarían en una posición similar.
Es importante tener en cuenta que cada uno de estos métodos pueden resultar invasivos de diferente manera. Google y Facebook usan los datos de sus usuarios para que nosotros paguemos por su segmentación (manual en el caso de Facebook y más orgánica en el caso de Google). Los boletines y las llamadas telefónicas, por otro lado, guardan relación con la puerta fría.

Artículo extraído de: Hablemos de empresas 

Escrito por: Marcos Martínez 

Editado y republicado por: Kmedia 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *